Oro, el último refugio

Hola Bienvenidos!

Entre más avanza este año y más días acumula Trump como presidente, es claro que la incertidumbre es la constante para los inversionistas en el mundo y viene de varias fuentes, la primera y más obvia para los que han seguido de cerca estos días es lo impredecible del comportamiento de Trump para cumplir con sus promesas de campaña. La otra es que más allá de los discursos públicos y sus iniciativas en términos de relaciones comerciales e internacionales, todavía no es muy claro cómo se realizará el estímulo fiscal y las reducciones de impuestos corporativos anunciadas durante la campaña.

Para profundizar un poco, Trump manifestó repetidamente en su campaña la necesidad de aumentar el gasto público en infraestructura y reducir los impuestos a las corporaciones para promover la generación de empleo. Si bien esta semana se ha visto claramente su intención de desmantelar el acta Dodd-Frank, las medidas concretas de gasto fiscal y el esquema tributario de las empresas no se han visto, lo que ha llevado a aumentar el escenario de incertidumbre.

En ese orden de ideas, enfrentados a un escenario de gran incertidumbre los inversionistas de mayor aversión al riesgo prefieren buscar activos de bajo riesgo para refugiarse, esperar que la tormenta pase y que el presidente defina acciones concretas en los temas mencionados anteriormente. Un claro ejemplo de esta dinámica fue el caso del Brexit el año anterior donde los inversionistas sorprendidos por el resultado generaron un fuerte aumento en la demanda por bonos de deuda pública, debido a su estabilidad y bajo riesgo.

Elaboración propia. Datos Bloomberg

El asunto es, si la incertidumbre viene del gobierno de Estados Unidos el primer impacto que tiene es hacer de los bonos de tesoro considerados los activos menos riesgosos del mundo un refugio indeseado, no dejando otra alternativa que recurrir al oro. En la gráfica se puede ver que después de la elección tanto el oro como los bonos del tesoro de 10 años caen de precio (La tasa yield tiene una relación inversa con el precio), este efecto llevo al oro de un registro de 1300 usd/onza a uno de 1128 usd/onza entre el 11 de noviembre y el 15 de diciembre de 2016. Sin embargo, el efecto más interesante se ha dado después de esa fecha donde el oro ha venido marcando una importante recuperación y se encuentra en niveles de 1240 USD/Onza, mientras los tesoros parecen estar estancados en un rango de 2.3% y 2.6% de yield, lo que muestra un aumento de demanda por el oro, frente a los tesoros.

¿Podrá esta tendencia creciente del oro mantenerse en el futuro? Es una pregunta difícil de responder, sin embargo, el gráfico que compara el oro con el índice de dólar spot de Bloomberg puede dar una pista al respecto. El índice es una canasta de las tasas de cambio de las principales monedas en términos de liquidez e importancia comercial frente al dólar incluyendo no solo países desarrollados sino también emergentes, tales como México y China.

Elaboración propia. Datos Bloomberg

Cuando el índice aumenta de valor está mostrando que el dólar se está fortaleciendo frente a su canasta es decir que se deben dar más monedas de los demás países por un dólar y en diciembre mientras el valor del oro llegaba al mínimo registro, el índice tocaba un máximo ubicándose por encima de 1270, lo que habla claramente de la relación inversa entre uno y otro y esta es la primera de dos relaciones importantes que nos permitirán ajustar nuestra expectativa para el oro en 2017.

La otra relación importante viene dada por el hecho que el máximo valor del índice en diciembre se presentó al mismo tiempo del aumento en la tasa por parte de la FED. Al aumentar tasa un banco central busca tradicionalmente controlar el nivel de inflación al reducir la cantidad de dinero en la economía y por tanto el consumo de los hogares, sin embargo, otro efecto que genera esto es que las demás tasas en la economía replican ese aumento, lo que hace que el país se haga más atractivo para inversionistas, y eso implica entrada de divisas y para el caso de Estados Unidos, fortalecimiento del dólar a nivel mundial.

Por lo tanto, en términos de este año, el futuro del precio del Oro dependerá en gran medida de si la FED realizará los 4 aumentos de tasas que esperan los analistas, de ser así, eso fortalecería el dólar y llevaría al precio a revertir su tendencia y ubicarse en niveles cercanos a los de diciembre de 2016, de no presentarse los aumentos, la tendencia de los precios dependerá fuertemente en que tan sólido es el plan de estímulo fiscal del presidente Trump.

Esto es todo por hoy, que tengan un gran resto de semana,

Gregorio Gandini

*Si quieren ser incluidos en nuestra lista de correo para recibir novedades de nuestras publicaciones en el blog de análisis económico y de mercados financieros por favor llenen los datos en este link: https://www.rogue-economist.com/contacto/

*Este post refleja la opinión de su autor y no debe tomarse como una recomendación de inversión

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.