Brasil: Ya pasó lo peor?

Hola y Bienvenidos,

El día de hoy no iremos ni a China ni a Europa, he decidido que mejor nos asomemos un poco al patio del vecino, Brasil.

En medio del torbellino político que se ha desatado en Brasil, a raiz de los escandalos de corrupción y la última jugada de Dilma Roussef, en su intento de nombrar a Luiz Inacio Lula da Silva como ministro para protegerlo de los procesos que se surten en su contra, queda la pregunta, ¿en caso de darse la salida de Dilma, en algo cambiaria la situación económica de ese país y de ser así la región se beneficaría?

De acuerdo a los datos del Banco Mundial nos esperán años de crecimiento global moderado por llamarlo de una forma optimista con tasas que no superaran en el mejor de los casos el 3.1% y un crecimiento en la región afectado por la recesión en Brasil tal y como puede verse en la siguiente gráfica.

Nueva imagen

De acuerdo a los datos del Banco Mundial el crecimiento estimado de 2015 para Latam fue de -2.1% y el de Brasil -3.7% y el escenario esperado para 2016 si bien, no es el peor, lejos está de ser el mejor con tasas de -1.1% y -2.5% respectivamente. Así que, sabiendo que Brasil representa aproximadamente un tercio del PIB de Latam, la primera respuesta que tenemos a nuestras preguntas es que es absolutamente estratégico y vital para la región el desarrollo de los acontecimientos en Brasil ya que la tendencia de su crecimiento determina la de la región.

De acuerdo, a lo visto en los mercados en las ultimas semanas, los agentes ven con buenos ojos la salida de Dilma, y los hechos parecieran estar soportando esa hipótesis, en especial con el retiro del apoyo del Movimiento Democrático Brasileño a principios de esta semana.

Pero si la evidencia de la región sirve de medida, los presidentes tienen una forma de mantenerse en sus asientos, contra viento y marea, por lo que la salida de la presidenta podría no ser tan expédita como muchas personas creen.

Mi visión al respecto, es que es absolutamente necesaria la salida de Dilma de la presidencia, lo que al menos legitimaría en algo al Estado y le devolvería credibilidad a las instituciones, logrando por lo pronto atraer a los inversionistas extranjeros. Aún así existen muchos problemas de fondo que deben ser solucionados para que la economía Brasilera pueda recuperar el dinamismo.

Por lo pronto creo que Dilma va a salir de la presidencia, pero vamos a tener un choque de fuerzas que va mantener nervisiosos a los inversionistas y aumentar la volatilidad del mercado. Así que si el apetito es por emergentes, yo mejor dejaría que Brasil defina su rumbo político antes de hacer alguna apuesta al respecto.

Que tengan un gran resto de semana y nos vemois la proxima.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.