¿Cómo disminuir la desigualdad entre géneros? Que no haya roles

Desde 1909 se ha celebrado de una u otra manera el día de la mujer. Es bueno reflexionar por qué se sigue celebrando. La principal razón es por la desigualdad entre géneros, que la mayoría de las veces se manifiesta en contra de las mujeres. En esta entrada hablaremos de la desigualdad en el ámbito laboral.

Las mujeres en promedio están peor remuneradas, a pesar de tener más educación (Peña et al, 2013). La diferencia en ingresos fue de 14% para Colombia en 2006 (Badel y Peña, 2010). Aunque la participación laboral de las mujeres en Colombia y en el mundo ha aumentado (Amador et al 2013), y la diferencia en salarios entre hombres y mujeres ha venido disminuyendo, aún sigue persistiendo. Y esta persistencia no sólo se ve en Colombia o en países emergentes: Kleven et al (2018) documentan desigualdad salarial persistente en Dinamarca.

Tambien le puede interesar: Trump el comercio y el partido de futbol en el recreo

Hay una diferencia entre hombres y mujeres: las mujeres pueden quedar embarazadas. Esto explica una diferencia importante en ingresos entre géneros: Olarte y Peña (2010) documentan que las madres en Colombia ganan en promedio 17,6% menos que las no madres. Kleven et al (2018) encuentran algo similar para Dinamarca: aunque la desigualdad entre géneros ha disminuido considerablemente, y, en particular, la desigualdad en educación entre géneros también, la desigualdad generada por tener hijos ha sido persistente (ver figura). Hay tres razones para esto: las mujeres que son madres participan menos en el mercado laboral, trabajan menos horas y reciben menor salario cuando trabajan. ¿Por qué? Peña et al (2013) tienen una respuesta para Colombia, que es consistente con lo que encuentran Kleven et al (2018) para Dinamarca: muchas desigualdades empiezan en el hogar.

Fuente: Kleven et al (2018)

Una manera de cambiar esto es aumentando la licencia de paternidad. Pero esto no es suficiente: Kleven et al (2018) documentan que los hombres que tienen hijos no ven sus ingresos afectados, mientras que las mujeres sí, y esto es en un país con licencia de paternidad relativamente generosa como Dinamarca. La razón: a pesar de la licencia de paternidad, los efectos son mayores en hogares donde el hombre es el que trabaja y la mujer es la que se queda en la casa cuidando a los hijos. En la medida en que lo tradicional no sea que la madre se quede en la casa y el padre vaya a trabajar, la desigualdad entre géneros debería empezar a desaparecer. Un primer paso es que nos acostumbremos a que un padre también pueda cuidar a sus hijos, mientras la madre también va a trabajar. No se trata de voltear los roles, sino de no encasillar a una persona en un rol sólo por su género.

El 8 de marzo pasado BBC publicó un video con un acertijo:

Un padre y su hijo viajan en coche y tienen un accidente grave. El padre muere y al hijo se lo llevan al hospital porque necesita una compleja operación de emergencia, para la que llaman a una eminencia médica. Pero cuando entra en el quirófano dice: “No puedo operarlo, es mi hijo”. ¿Cómo se explica esto? (http://www.bbc.com/mundo/noticias-43286945)

El hecho que la respuesta no sea obvia justifica que el 8 de marzo del próximo año otra vez se vaya a celebrar el día de la mujer.

David Perez Reyna

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.