El “curioso” caso de la deuda de Venezuela

¡Hola Bienvenidos!

El viernes pasado, algunos estudiantes de mi clase me preguntaron qué opinaba de la decisión de la corte en Venezuela de asumir las competencias del parlamento que está compuesto por una mayoría de opinión al gobierno de Nicolás Maduro, claramente lo primero que opine es que era un ataque a la democracia y que en términos de mercados lo primero en verse afectado sería la deuda pública. Me pareció una pregunta interesante y que valía la pena profundizar más, por lo que decidí escribir este post al respecto.

En un escenario de aumento de tasas de la FED, reducciones de tasas del Banco de la República, tres hechos muy importantes han marcado el paso en la región, decisiones alarmantes de la corte en Venezuela, protestas en Paraguay y elecciones en ecuador. ¿Que puede implicar esto para el mercado de deuda venezolano?

Primero que todo esto no quiere decir necesariamente que la deuda de Venezuela no ofrezca oportunidades de inversión, al contrario, existen inversionistas que buscan oportunidades en los llamados “bonos basura” o “Junk bonds” en inglés, los cuales se caracterizan por ser bonos calificados por debajo del grado de inversión, con un riesgo muy alto de incumplimiento por parte del emisor por lo que ofrecen tasas muy altas de retorno y claramente los bonos venezolanos corresponden a esta categoría.

Lo que fue verdaderamente interesante, es que al detenerme a revisar el mercado de deuda pública venezolano, es que su curva está invertida, lo que quiere decir que las menores tasas o “yield” se encuentran en la parte de largo plazo mientras que las más altas se encuentran en la parte corta. Esto se ve claramente en el gráfico que sigue que compara en el eje horizontal las tasas yield o de rendimiento contra los plazos de los diferentes títulos.

Elaboración propia. Datos Bloomberg

La pregunta es, ¿Que implica una curva yield invertida donde las tasas son más altas en el largo que en el corto plazo? y más importante aún ¿que nos está diciendo sobre la economía del país vecino?

Como se puede ver en la curva, la parte de largo plazo, es decir, de títulos con vencimiento mayores a 1800 días o 5 años, implica una expectativa de inflación futura más baja lo cual se asocia con un enfriamiento de la economía en el largo plazo lo que la llevará a crecer a menores tasas o inclusive a decrecer. En este punto es útil pensar que la inflación como medida de los precios en la economía permite medir la dinámica entre la demanda de los hogares y la oferta de bienes, ya que ante mayor demanda se presentará un aumento de precios, por tanto, un crecimiento de la inflación y pues, Venezuela muestra una expectativa de lo contrario.

En realidad, nada de esto es sorpresivo teniendo en cuenta el gasto publico acelerado que ha mantenido y su alta (por no decir total) dependencia a la exportación de petróleo cuyo precio ha experimentado un descenso importante desde 2014. Pero esta es otra señal que el mercado continúa viendo el futuro de Venezuela muy complicado en términos económicos, lo que la obliga a buscar financiamiento cada vez más costoso, lo que solo hace que su deuda sea cada vez más difícil de sostener haciendo más profundo el hoyo en el que esta y de continuar este círculo vicioso eventualmente llevará al mismo incumplimiento de estos pagos, acabando con una fuente importante de financiamiento.

¿Qué piensan sobre este tema? ¿Invertirían en deuda venezolana?

Que tengan un gran fin de semana,

Gregorio Gandini

*Si quieren ser incluidos en nuestra lista de correo para recibir novedades de nuestras publicaciones en el blog de análisis económico y de mercados financieros por favor sigan este link: Suscribete

*Este post refleja la opinión de su autor y no debe tomarse como una recomendación de inversión

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.