En el fútbol, como en la economía, disminuir la desigualdad no necesariamente aumenta el nivel

Estando a pocos días para empezar el mundial es un buen momento para hablar de fútbol. En esta entrada haré un paralelo entre las ligas de diferentes países y la desigualdad.

Hay un cierto consenso en que las mejores ligas del mundo están en Europa occidental, y más específicamente en Inglaterra, España y Alemania. En estas ligas los campeones son los equipos que mejor terminan en la clasificación después de 38 partidos. Además, los equipos que quedan en las primeras posiciones juegan torneos internacionales, mientras que los que quedan de últimos descienden. Así, los primeros tienen la posibilidad de tener ingresos más altos, que a su vez puede darle ventajas a la hora de contratar nuevos jugadores, y por lo tanto ser de los mejores equipos en la siguiente temporada. Por esa razón hay equipos grandes, que usualmente pelean los títulos, y equipos chicos cuyas posibilidades de ganar un torneo son bajas.

En el otro extremo está el torneo en Estados Unidos (MLS). En este torneo los equipos no descienden, independientemente de su desempeño. Además, el que gana el torneo no es el equipo que haya sido más regular: después de jugar 34 partidos, clasifican 12 a los playoffs, y se llega a una final, donde el que gana es el campeón. Es decir, un equipo puede clasificar en la duodécima posición y ser campeón. Algo interesante en la MLS es que antes de empezar una nueva temporada, los peores equipos tienen la opción de contratar a los mejores jugadores universitarios, por medio de un sistema llamado draft. Esto permite de alguna manera ayudar a que los peores equipos puedan tener más posibilidades de ganar el siguiente torneo y vuelve más parejo el nivel de los equipos.

Un caso intermedio es el torneo colombiano. En Colombia, similar a Estados Unidos, puede ganar un equipo que clasifique de octavo. A diferencia de Estados Unidos, un equipo puede descender, pero solamente después de tener tres torneos malos. Otra diferencia es que los torneos son cortos. Esto garantiza que los torneos sean emocionantes.

Entre estos tres sistemas, el más desigual es el europeo: la diferencia entre un equipo como Manchester United y uno como Stoke City es alta. No obstante, independientemente de qué equipos estén jugando, muchos partidos en la liga inglesa son buenos y la mayoría de estadios viven llenos. En Colombia, donde la desigualdad de calidad entre los equipos es tan baja que se han visto casos de equipos recién ascendidos que son protagonistas en la primera división y de equipos recién descendidos que no lo son en la segunda división, muy pocos partidos son suficientemente buenos como para que los estadios estén llenos. En Estados Unidos los equipos son relativamente parejos y, a pesar de los recursos económicos en esa economía y de la mejora innegable en el nivel de su torneo, el nivel no es bueno.

Por lo tanto tener desigualdad baja puede no ser lo mejor. La razón principal es que puede ser que la disminución de desigualdad vaya en contra de la competencia, que puede causar un nivel bajo. Claro está, aún con sus desigualdades grandes, en la liga inglesa todos los equipos de primera división reciben altos ingresos por concepto de derechos de televisión. Esto es una muestra que tener desigualdad alta no implica dejar a su suerte a los equipos pequeños.

David Perez-Reyna

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.