Estabilidad macro: condición necesaria pero no suficiente para crecer

América Latina se ha caracterizado por ser una región con alta volatilidad macro y desempeño económico irregular. De hecho, el BFI de University of Chicago patrocina un estudio sobre la historia de la política fiscal y monetaria en América Latina (acá se puede ver el análisis detallado para los once países más grandes de América Latina) porque la región es un buen laboratorio para entender por qué malas políticas macroeconómicas pueden resultar en crecimiento volátil y bajo.

Ilustración 1: crecimiento anual del PIB real en Colombia. Fuente: Junguito y Rincón (2007) (capítulo sobre política fiscal en Economía colombiana del siglo XX: un análisis cuantitativo) y Banco de la República Colombia

Entre las historias de altas volatilidades y grandes crisis económicas hay un país que se destaca por precisamente lo contrario: Colombia solamente ha tenido tres años de crecimiento económico negativo desde comienzos del siglo XX, y, de esos, dos fueron durante la gran depresión de comienzos de los 30. En contraste, Brasil lleva tres años seguidos de crecimiento negativo. Además, la volatilidad macroeconómica colombiana es tan baja como la de países desarrollados (Kodama, 2013). No obstante, Colombia no se ha caracterizado por tener crecimiento económico alto. Por lo tanto se puede concluir que tener estabilidad macroeconómica es una condición necesaria, pero no una condición suficiente para crecer.

Entender por qué Colombia ha sido una excepción en América Latina puede dar luces sobre por qué tener estabilidad macroeconómica no es suficiente para que la economía crezca. Hay diferentes historias consistentes con esta observación. Una historia es que los economistas colombianos aprendimos muy bien de la hiperinflación que el país sufrió durante la Guerra de los mil días, después de la cual se quitaron dos ceros al peso, y entendemos que tener inflación muy alta es malo. Otra historia es que hemos contado con suerte. Por ejemplo, a finales de los 70, varios países latinoamericanos aprovecharon la coyuntura internacional favorable para incurrir en deudas en dólares. Colombia no tuvo que aumentar mucho su endeudamiento externo, debido a un alza sin precedentes en el precio internacional del café, en una coyuntura en la que este producto representaba el 60% de las exportaciones. Así, cuando a comienzos de los 80 la coyuntura internacional se tornó desfavorable y varios países de la región no pudieron pagar sus deudas, Colombia no tuvo este comportamiento. Esa pudo haber sido la principal razón por la que esa década fue una década perdida para América Latina, excepto para Colombia. En este punto es interesante mencionar que durante la crisis de 1982 en Colombia el PIB aumentó 0,9%.

Las dos historias anteriores son consistentes con la baja volatilidad macro en Colombia, pero no justifican que el crecimiento no haya sido mayor. En Perez-Reyna y Osorio-Rodríguez (2016) proponemos una historia alternativa: represión financiera contrarrestó los efectos negativos de la política macroeconómica. Cada vez que el Banco de la República aumentaba la base monetaria en los 80, al mismo tiempo aumentaba los requerimientos de encaje. Por lo tanto, la mayor cantidad de efectivo no llegaba a la economía. Eso impidió que hubiera inflación mayor y volatilidad macroeconómica, pero cohibió el crecimiento.

No sufrir de volatilidad macroeconómica puede habernos vuelto exigentes a los colombianos, y eso es bueno. Tres años de crecimiento económico positivo, pero bajo no son un buen desempeño económico, así una causa importante de esto haya sido externa. Los países de la región han demostrado lo que malas políticas económicas pueden causar. Sería muy mala idea implementar políticas que redundaran en volatilidad macroeconómica. Pero la historia de Colombia muestra que la baja volatilidad macroeconómica no debería ser un fin, sino un medio para tener mayor crecimiento.

David Pérez-Reyna

Twitter @DavidPerezReyna

*Este post refleja la opinión de su autor y no debe tomarse como una recomendación de inversión

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.