La nueva China y el viejo Dragón

Hola y Bienvenidos de nuevo!

Supongo que es extraño hablar de la nueva China, siendo una de las culturas más antiguas del mundo, pero enfrentemoslo hay una nueva China y el mundo tiene miedo por lo que esto pueda significar para la demanda y los mercados mundiales. Atrás está quedando el furioso dragón chino, que se alimentaba vorazmente de carbón, acero y petróleo, mientras crecía a un ritmo vertiginoso sin importarle la contaminación que producía.

La economía actual China está migrando a un modelo más concentrado en consumo y servicios que en industrias pesadas y exportaciones, lo cual es perfectamente lógico que pase ya que los ingresos de los hogares aumentan, las necesidades básicas se cubren y se empiezan a adquirir nuevos bienes y servicios cada vez más lujosos. Este efecto se ha visto en todos los países cuando migran de una actividad industrial intensa a una economía de servicios con una clase media creciente.

El problema radica en que este cambio estructural de la economía conlleva una reducción en la dinámica del crecimiento económico y de la demanda de commodities y es ahí donde radica la preocupación del mundo ante la desaceleración en China. La caída en el crecimiento es visible en el gráfico donde se ven las tasas de dos dígitos entre diciembre de 2009 y junio de 2011, y la tendencia decreciente hasta un registro de 6.70% en marzo de 2016.

Elaboración propia. Datos Bloomberg

Elaboración propia. Datos Bloomberg

Pero este cambio no es fácil ya que el modelo anterior se apalancó con altos niveles de deuda lo cual no será sostenible en el largo plazo. Tomando el índice de deuda de China como porcentaje del PIB calculado por Bloomberg, se puede ver que el nivel creciente de apalancamiento total de la economía ha crecido desde el 2009 hasta el 2015 en  27%.

De esta deuda para cierre de 2015, el 66% corresponde a deuda corporativa y el 16% a deuda de los hogares, esto sumado a la necesidad de abrir los mercados de capitales al mundo ha generado incertidumbre sobre el futuro de la Economía de China.

¿Pero podrá China, lograr una migración de modelo económico exitosa? Lo primero es aclarar que la voluntad política existe y es una posición clara del presidente Xi Jinping y este factor es de suma importancia en un país dominado por un régimen totalitario, sin embargo esto no lo es todo, ya que los altos niveles de deuda pública y falta de conexión a los mercados de capitales mundiales podrían llevar al desastre este cambio.

Sería muy difícil aventurarse con una conclusión al respecto, lo importante aquí es que la demanda de commodities de las economías emergentes, se ha concentrado en China y es hora de diversificar el mercado buscando los siguiente países en sendas de crecimiento acelerado que requieran estos recursos, ya que el nuevo modelo Chino reducirá la demanda. En otras palabras, para los productores de commodities es hora de encontrar el siguiente Dragón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.